Decisiones. Nuestra vida está llena de ellas, incluso si no estamos conscientes de ello. Por ejemplo, el acto de despertar en las mañanas. Salirnos de la cama es una decisión. ¿Lavarse los dientes antes o después de una ducha? ¿Desayunar con café o jugo de naranja? Todos los actos de nuestra vida implican una decisión. Incluso no hacer nada y quedarse en el mismo lugar o en la misma situación es también una decisión, y como tal afecta nuestras vidas.

Toma el control de tu vida

Si estamos en el medio del mar, a cargo de un barco, éste puede llevarnos a donde queramos. ¿Pero qué pasa si no sabemos a dónde queremos llegar o nos importa a dónde ir? La respuesta más sencilla es que no vamos a ninguna parte, pero eso no es lo que pasa en realidad. Lo que pasa es que un barco en el mar jamás deja de moverse. Responde a las corrientes marinas, al viento, a la dirección de las olas… se mueve mucho, y eventualmente llegará a algún lugar. ¿A dónde? No lo sé, pero si no querías ir a ningún lugar en concreto, la verdad es que no importa a donde te lleve la corriente, ¿no es verdad?

Cada decisión que tomas cambia tu vida de alguna manera. Lo importante es que la tomes y no dejes que nadie la tome por ti, y créeme, si tú no decides alguien más lo hará. Es el momento de que tomes el control de tu vida, de que seas tú quien decida y no te dejes llevar por la corriente.

¡Es el momento de tomar el control! El camino que recorras debe ser el que tú decidas, el que te lleve a donde tú quieras ir, sin que nada pueda detenerte. Recuerda, no hay decisiones pequeñas, nunca sabrás hasta donde te llevará ese pequeño primer paso, lo importante es que lo des.

Se parte de Ledership LLC

Rodeate de personas que tienen la misma visión que Tu de liderazgo, superación y felicidad. Eleva tu vida hoy uniendote a nuestra lista VIP.

¡Toma el control! ¡Decide! Sólo toma un pequeño paso para comenzar el gran cambio que hasta ahora estabas esperando.